Templates by BIGtheme NET

Tres estrategias de marketing innovadoras en San Valentín

Llegó San Valentín y muchas empresas compiten para destacar entre las múltiples estrategias de marketing que ofrece el mercado. Por ello innovar en la estrategia adecuada será clave para aumentar las ventas por el día del amor y la amistad.

Para que las empresas estén preparadas para convencer al consumidor en este San Valentín, Aste sugiere que deberían implementar las siguientes tres estrategias que ejemplifica con un caso de éxito:


Articular el mensaje con el propósito de marca:

Por más que la campaña tenga una temática romántica, debe reforzar la promesa y beneficios de la marca.

Un ejemplo de una buena implementación de esta estrategia es el de Pilsen Callao. La empresa cervecera logró una recordación de marca importante a través de la campaña “El Ramo Pilsen”. Aprovechándose de su propósito de marca (la amistad), convenció al consumidor de regalar un “ramo de latas” como signo de amistad. “Si la amistad es amor, por qué no regalar cervezas en lugar de flores a un amigo”, es el mensaje que se buscaba establecer a través de ella.

Apostar por un mensaje disruptivo

Se le debe dar un giro inesperado al mensaje de la campaña para que pueda impactar al consumidor y luego este la recuerde.

Cuando todos buscaban el regalo perfecto, Real Plaza sorprendió con la campaña “el regalo equivocado”.

A través de ella, animaba a sus clientes a regalar cosas que no representaran de utilidad para la persona que los reciba, al punto que tenga que ir a cambiarlo a la tienda. De esta forma, proponía que ese momento en que ambas personas visiten la tienda para cambiar el producto, serviría como una excusa para verse y pasar un tiempo juntas.

Utilizar data como parte de la campaña

En la actualidad, usar la data inteligentemente como parte de la campaña es quizás la decisión más acertada. Hoy la tecnología facilita registrar información cualitativa relevante como estado civil (que es quizá el dato más importante para esta campaña), número de hijos, edades o inclusive hasta mascotas. La campaña perfecta de San Valentín radicará en utilizar la propia información del cliente para ofrecer campañas personalizadas.

Las empresas tienen que intentar no caer en el error de confundir a sus clientes. Por ejemplo, hay algunas empresas que, utilizando la data de manera equivocada, envían correos como “Christian, siéntete bella este San Valentín”, que podrían distorsionar la imagen que el cliente tenía de la empresa.