Templates by BIGtheme NET

OJO!! raspadillas, marcianos y gelatinas vendidos por ambulantes pueden ocasionar graves problemas a la salud

Es común que durante el verano miles de personas, jóvenes y niños, traten de combatir la sensación de intenso calor corporal consumiendo “productos helados” que se venden ambulatoriamente en la calle, como raspadillas, gelatinas, marcianos y cremoladas; sin saber, que estos alimentos pueden estar hechos con agua contaminada, hielo industrial (agua no tratada) y además, al estar expuestas a la polución del aire con bacterias, pueden desencadenar graves problemas estomacales.

Así lo aseveró el nutricionista del Centro Nacional de Alimentación y Nutrición del Instituto Nacional de Salud (INS), Antonio Castillo, tras señalar que quienes la consumen pueden padecer presentar diversos síntomas, como diarreas, náuseas y vómitos. Además de problemas más graves como enterocolitis (inflamación del tracto digestivo) implicando enteritis del intestino delgado y colitis del colon. Del mismo modo, gastroenteritis, padecer de Salmonella y hasta la Hepatitis A.

“Estos productos pueden ser fuente de millones de bacterias que se confunden entre sus llamativos colores, formas y sabores”, recalcó.


Además como se sabe los ambulantes que la preparan y venden no usan guantes o mandil, facilitando que el sudor propio del cuerpo se adhiera a las bolsas de plástico o vasos descartables, recalcó.

“Si no se no cumple con una buena práctica de higiene estos productos pueden contener inclusive coliformes fecales, debido a la contaminada manipulación de quien la vende”, aseveró.

Castillo agregó que los referidos productos no cumplen con las condiciones mínimas sanitarias que aseguren su inocuidad y seguridad para el consumo humano. “Tampoco se conoce que tipo de colorantes se utilizan para su elaboración, para darle sabor a estos productos, muchos comerciantes utilizan jarabes elaborados a base de colorantes artificiales que pueden causar irritación estomacal”, refirió.

El experto recomendó a la población antes de consumir estos productos ambulatorios que pueden ser dañinos para la salud, es mejor ingerir productos manufacturados, con registro sanitario y debidamente embolsado, o refrescos naturales hechos en casa previamente congelados, hechos a base de fruta lavada o alguna infusión helada, como el té helado.