Templates by BIGtheme NET

Los nuevos bosques del Cusco

a2

No solo de pan vive el hombre, sino también de agua. Y eso también lo sabe la naturaleza. Y es que ambos necesitan de ese recurso que proporciona vida donde llega. Eso lo tienen clarito las comunidades que viven en la parte central de la Cordillera del Vilcanota, en el Valle Sagrado de los Incas. Sus habitantes están aprovechando las bondades de la especie Polylepis, un árbol nativo de los andes conocido como queuña, para reforestar las cabeceras de las cuencas.

Y es que al igual que los incas, grandes constructores de obras de irrigación y  protectores de los ecosistemas andinos, los descendientes quechuas continúan con ese legado conservacionista que les permitirá tener sus tierras de antaño, como cuando solían vivir del bosque, cosechando leña y materiales para las construcciones. Una rutina que dejó de seguirse debido a la depredación.

Semejante iniciativa es alentada por la Asociación Ecosistemas Andinos (Ecoan), una ONG peruana conformado por cuatro socios y liderada por el biólogo cusqueño Constantino Aucca, discípulo del maestro Jon Fjeldså, un investigador noruego y número uno en Polylepis.

La gran hazaña de Ecoan no fue solo recuperar el verdor de la cordillera y de las cabeceras de cuencas, sino unir a comunidades que convivían enfrentadas. Todos se unieron en trabajos comunales donde la sinergia pudo más que las riñas ancestrales.

http://larepublica.pe/

Comentar